miércoles, 10 de marzo de 2010

- CALLE SECO, NÚMERO 3, 2ºB -

Ahí estaba yo, en mi noche libre, tumbado en esa cama con las sábanas rojas en la que solía dormir encogido, que le iba a hacer si me resultaba incómodo dormir con los pies colgando.

Eran las 4:00 a m, y la luz palpitante de mi cuarto era la única que continuaba encendida, a mi lado una "Mahou" de un litro vacía y otra a medio morir, nada me hacía caer, ni la borrachera de silencio sepulcral.

El THC, sólo conseguía hacerme oír los colores con los que tintaba los crujidos de las paredes; en cierto momento de la noche, recuerdo haber estado delirando entre página y página de "Los vagabundos del Dharma".

Nervios, ansiedad, taquicardia, alucinaciones y sudores fríos; aunque parezca el mono, sólo tenía sueño y el sueño no quería tenerme a mi.

Era mi cuarto día sin dormir, y puedo asegurar que ya no sabía ni utilizar aquel microondas tan vintage como el solo de "Little Wing", que bonito hubiera sido poder decir,

-mi vida por un lexatin-


pero no lo fue Dr., y aquí estoy, no se si es delirium tremens, esquizofrenia o es cierto que mi toalla me habla y hay muchas hormigas escalando la pared.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

yo creo que es cierto que la toalla te habla XD

si es sueño.. déjame que te cante una nana auque ya sabes lo bien que canto =D

bixi.

Publicar un comentario