lunes, 14 de diciembre de 2009

-You ain´t ever gonna burn my heart out-

Me da igual...
Me la sopla...
Me importa una puta mierda....

No sirve de nada estar entero,
de poco vale mirar sincero,
al final todo se vuelve gris
como este puto cielo con el que despierto.
Me pregunto si serviría de algo
dar la vuelta a mi cerebro,
volver a escapar como el pasado invierno,
reiniciar todos mis pensamientos,
p-r-o-v-o-c-a-r-m-e u-n s-h-o-c-k
con nembutal, al estilo Monroe,
o simplemente...
seguir caminando, despacio, firme,
sabiendo que es una mentira,
viviendo...

Cariño, para un momento y mira...
has tenido lo que nadie,
buen viaje y...
...disfruta de la caida.

1 comentarios:

Óscar R. Cardeñosa dijo...

¿Qué tiene de depresivo el cielo gris? Es donde nos han criado, debajo de techos grises, de paredes de hormigón. Al menso el frío de la calle me hace respirar y sentirme vivo, y la niebla tiene un chiste detrás de su melancolía, me lo recuerdo con cada cigarrillo.

Publicar un comentario