domingo, 29 de noviembre de 2009

L´Amour


Vacío, vacío, vacío . . . me vuelvo oscuro, me vuelvo malo,
me vuelvo eléctrico, me convierto en lo que me hace daño,
me pierdo entre virgos elásticos y sigo vacío;
todo se vuelve frágil de un momento a otro, y yo, inestable,
rompo en pedazos mi vida, destrozo mi alrededor
como una gota de LSD tu cerebro, y así poco a poco
me voy abriendo un lisérgico camino hasta el fin,
donde sólo veo tus ojos, esos ojos que me miraban
y me querían ver a su lado en el circo.


Despierto y he vuelto al principio,
vuelvo a escuchar “So payaso” y ya no es lo mismo,
y que cojones escribo yo sobre amor,
si lo único que me follo son vacíos.

3 comentarios:

Óscar R. Cardeñosa dijo...

Escribe sobre el vacío, tal vez eso llene algo de espacio, aunque solo sea la entrada del blog... Por otra parte, hacerte daño es una consecuencia de tus actos, sobre los que deberías tener control, o aceptarlos, el termino intermedio no creo que lleve a ninguna parte.

Norman Bitch dijo...

mjor aceptarlos...q controlarlos...

miguel asensio dijo...

vaya , vaya..........2

Publicar un comentario