jueves, 27 de agosto de 2009

Incendios


Aparecemos y...

... es domingo por la mañana, no escapamos de que nos viole la resaca.
Otra noche perdida sin salvar el mundo, mil explosiones cerebrales reflejan anisocoria en el espejo.
Una fila de preservativos cuelgan de la cuerda de tender y el corazón, amortajado en J&B, va de latido a latido y tiro porque me tocas.

Norman: ¿Seguimos jugando?
Penny Lane: Joder, sólo me quieres para follar, no podemos seguir en la cama sin más.
Norman: Bueno, una vez también te llame para pedirte dinero e invitarte a cenar.
Penny Lane: Eres un gilipollas.
Norman: La verdad que si, pero tu eres la que sigue en la cama quitándose la ropa.

La habitación se incendia, el sudor se enfría después de la tormenta ...

... y desaparecemos.